Union Norte de Engordadores de Ganado

Union Norte de Engordadores

de Ganado A.C.

Inicio
Nuestra Empresa
Noticias
Compra Venta
Revista Mensual
Contactanos




Enlaces de Interes
01 de Febrero del 2009
Ganadería estadounidense amenazada

La producción ganadera estadounidense se ve amenazada por la suba del maíz, su principal insumo.En lo que respecta al negocio, advierten que crecerá la importación de carne magra y que su vuelta plena al mercado internacional se encuentra demorada.

Clint Peck, en el último número de la revista Beef, destaca las crecientes dificultades que encuentra la ganadería estadounidense para enfrentar la globalización.

Resalta que la ganadería de Estados Unidos tiene el índice de productividad de carne en gancho por vaca en stock más alto del mundo, consecuencia de altísimos pesos de faena del ganado y de los elevados índices de marcación (90 por ciento), lo que le lleva a superar la producción de carne vacuna del Brasil, pese a tener a la mitad de las existencias ganaderas del gigante sudamericano.

Pero al mismo tiempo, Estados Unidos tiene un alto precio mayorista para su carne vacuna, lo que lo convierte en una "virtual esponja económica" para los restantes productores y exportadores de carne del mundo, y lo lleva a ser el primer importador mundial, tanto en volumen, como en valor, unos tres mil millones de dólares.

El 60 por ciento de la carne que se consume en Estados Unidos es carne picada, y la industria necesita importar enormes –y crecientes– volúmenes de carne magra (90% CL), para mezclarla con su picada de fabricación local, que al provenir de feedlot tiene 40-50% de grasa y no es apta para hacer hamburguesas o chacinados en forma directa.

Como el rodeo lechero y de vacas de carne, de donde provienen la principal fuente doméstica de carne magra, han retrocedido mucho en las últimas tres décadas, y al mismo tiempo la demanda por hamburguesas sigue creciendo, las necesidades de importación de carne magra tienden a crecer.

Inconvenientes

Tanto en Japón como en Corea, Estados Unidos está enfrentando una resistencia mucho mayor a la esperada por parte de consumidores y políticos para reanudar las exportaciones, después del episodio de "vaca loca". Japón ha exigido la verificación de la edad del animal, para poder demostrarse que tiene menos de 20 meses al momento de la faena, cosa que no todos los productores pueden probar. Corea ha parado embarques de carne estadounidenses al comprobar la existencia de pequeñas astillas de hueso junto con la carne.

Hoy se exporta muy poco a Japón y casi nada a Corea. En ambos destinos, el país del Norte está lejos de poder acercarse a los volúmenes de carne vendidos antes de fines de 2003.

El gobierno estadounidense, ahora, ha determinado que la identificación del ganado será voluntaria y no obligatoria, lo que es otro revés para la industria exportadora en el contexto de un mercado internacional muy competitivo. Estados Unidos no puede acceder a Japón y Corea plenamente, por las razones apuntadas, pero el alto precio de su ganado (y de sus cotizaciones FOB) lo desubica en muchos mercados. Por eso ha sido desplazado en varios destinos por Australia o Brasil.

Fuera de los cortes finos de feedlot o fuera de los mercados de alto poder adquisitivo, como Japón y Corea, o el Nafta, a Estados Unidos se le hace cada vez más difícil competir. En lo interno, en los últimos seis meses se ha duplicado el precio del maíz, que ha arrastrado el precio del heno y de otros granos; ha crecido también el precio de los combustibles y muchos insumos y repuestos también han subido de valor.

El precio del ternero liviano de 220 a 250 kilos ha bajado en pocos meses de 3,10-3,20 dólares por kilo vivo a menos de 2,40-2,50 dólares; son los criadores los que han terminado pagando la suba del maíz.

En estos últimos tres meses, se han dado secas o nevadas sin antecedentes en la mayor parte de las zonas de cría, obligando a gastos extraordinarios. O sea: un contexto de suba de costos de insumos (granos y heno incluido) y fuerte baja de precios del ganado de cría e invernada.

La caída en la rentabilidad de la cría, agregado a los fenómenos climáticos sufridos, hace prever a los analistas que la fase de expansión del rodeo no seguirá, y el stock incluso retrocederá.

Los criadores sufren hoy una dura competencia en el uso del suelo, no por parte de la agricultura como en nuestro país, sino para usos recreacionales (weekend-farmers, paisajismo), para industrias, o para construcción de viviendas y caminos.

Los precios de las tierras ganaderas toman precios incompatibles con la cría, y los grupos ecologistas presionan para recuperar (para reservas de vida silvestre) los millones de acres de tierras fiscales que los ganaderos arriendan para hacer cría.

Hoy, la ganadería estadounidense se ve amenazada por la suba de su principal insumo (el maíz), al tiempo que advierte que sus necesidades de importación de carne magra crecen año a año y que su vuelta plena al mercado internacional va para largo







Domicilio:
Blvd. Gónzalez de la Vega No. 251 Sur, Parque Industrial Lagunero,
Gómez Palacio, Dgo. México

Multilínea: (871) 719-07-13 - 719-07-78 - 719-08-12

Internet: www.uneg.org.mx info@uneg.org.mx
Union Norte de Engordadores
de Ganado A.C.
© Derechos Reservados | UNEG 2014


Engalec 2014